1viajar_en_marruecos.jpg2viajar_en_marruecos.jpg3.jpg4.jpg5.jpg6.jpg7.jpg8.jpg9.jpga10.jpga11.jpg

Marrakech

Muchas son las bellezas que se pueden admirar desde Marrakech, desde la kotubia, hermana mayor de la Giralda de Sevilla, hasta los extensos jardines del Aguedal y la Menara. Desde las tumbas Saaditas con sus composiciones de azulejos alternadas con elaboradísimos estucos y delicadas tallas de madera de cedro, hasta el majestuoso y refinado Palacio de La Bahía.

Marrakech aunque está rodeada de palmeras destaca por su color rojo. Está enclavada a los pies del atlas. Ciudad bereber mas que árabe, es la metrópolis tracional donde se encuentran las tribus del Atlas, los magrebíes de las llanuras y los nómadas del desierto del sáhara. Es una ciudad viva y despierta que satisface todos los sentidos. Pasaer por sus zocos en las estrechas callejuelas de la medina donde se concentran tiendas especializadas de todo tipo es una experiencia única. Pero hay un lugar mezcla de plaza y gran explanada, la plaza mas "loca" de Marruecos y a la vez la mas "viva", es la plaza de D'jemma El F'na. Declarada patrimonio de la humanidad, en la plaza se concentran todo tipo de alegres personajes animadores, desde músicos, artistas, boxeadores, encantadores de serpientes, equilibristas, saltimbanquis... es un lugar ideal donde se concentra la multitud para pasar ratos de ocio.

  • La Koutubia y D'jemma el F'na

    Desde la zona moderna yendo en dirección a la plaza de D'jemma el F'nac, lo primero que encontramos es la mezquita de la Kotubia. Es el monumento mas alto y celebre de Marrakech y es visible desde varios kilómetros a la redonda. Se denomina "la mezquita de los libreros" porque según león el africano en sus alrededores se celebraba un mercado de libros y manuscritos.

  • La Medina

    El embrujo de la Medina Al-Ham'rá (ciudad de rojo en árabe por el color de sus edificaciones) y las tonalidades  que es Marrakech resulta difícilmente descriptible. Rodeada por 24 kilómetros de encarnadas murallas que aguantan en pie desde hace centenares de años, la ciudad vieja esconde residencias imperiales en recoletas calles junto a puestos callejeros de verduras o espléndidas pastelerías... Pero también es el lugar de hoteles deslumbrantes que ocultan su exuberancia tras unas robustas puertas labradas. Hoy visitamos dos de los establecimientos con más encanto de los quartiers de la Kasbah y Derb Chtouka, junto a los palacios reales.

  • El Badi y La Bahía

    Situados dentro de la medina, son dos de las visitas obligadas para todo aquel se aloje en Marrakech. Contemplando las ruinas del palacio El Badi uno llega a imaginarse lo impresionante y magnífico que tuvo que ser este lugar. Y construido por los mejores artesanos de Marruecos se encuentra el Palacio de la Bahía, uno de los palacios mas lujosamente adornados del suelo al techo que existe en todo Marruecos.

  • La Menara

    Los jardines siempre han sido muy importantes en la cultura árabe. Son lugares de reposo frescos y tranquilos. Normalmente tienen en el centro un estanque del tamaño de un lago. Marrakech cuenta con dos jardines de estás características, el Aguedal y La Menara. Es uno de los espacios mas románticos y visitados de Marrakech, con sus olivares y el imponente atlas al fondo nos muestra un paisaje maravilloso.

  • Las Tumbas Saadíes

    Estas tumbas datan de finales del siglo XVI y están localizadas en un jardín cerrado al que se accede a través de un pequeño pasillo. Las tumbas son, por su bella decoración, una de las mayores atracciones para los visitantes de Marrakech. En el mismo jardín se pueden ver más de 100 tumbas decoradas con mosaicos. En ellas están enterrados los cuerpos de los sirvientes y guerreros de la dinastía saadí.