1viajar_en_marruecos.jpg2viajar_en_marruecos.jpg3.jpg4.jpg5.jpg6.jpg7.jpg8.jpg9.jpga10.jpga11.jpg

Rabat

viajar en marruecos RabatRabat es la capital de la nación desde su independencia, es el centro administrativo del país, es una ciudad que no vive como muchas otras del turismo. Muchos de sus moradores son funcionarios estatales. Es una ciudad apacible y moderna, donde tiene su residencial principal el rey Mohamed VI, y es la sede de las embajadas.

Su historia se remonta 2.000 años atrás donde ya era lugar de paso para los fenicios. Después llegaron los romanos que se establecieron allí, llamándola Sala. Después de la caída del imperio fue el núcleo un reino bereber independiente. Más tarde llegaron los árabes y dicho reino bereber abrazó el Islám, pero su indepencia y heterodoxia para interpretar el dogma islámico obligó a los gobernantes musulmanes a construir un ribat o monasterio fortificado en el siglo X, del cual toma su nombre Rabat.

En el siglo XII se formó un nuevo asentamiento en lado opuesto del estuario que se llamó Sale. Con la llegada de los almohades en el siglo XII, la kasbah fue reconstruida sobre los cimientos del ribat y la ciudad resurgió al rededor. Rabat alcanzó mayor expansión bajo Yacoub el Mansour, que propicio la construcción de la impresionante puerta de Oudaia y la mezquita de Hassan, aunque sin llegar a terminarla ya que tras su muerte la ciudad perdió importancia.

Mas tarde, volvió a recobrar importancia con la llegada de los moriscos expulsados de España, que es la época más próspera de Rabat, gracias a las actividades de pirateria y a los corsarios instalados allí, hasta que a finales del siglo XVII con Moulay Ismail fueron finalmente sometidos.

Dentro de los monumentos más destacados está la kasbah des Oudaïa, edificada sobre el acantilado, fue construida en 1195 en el lugar del original ribat. Su principal puerta, Bad el Oudaïa, es de proporciones monumentales y constituye un ejemplo de la gran habilidad de los arquitectos almohades, que convirtieron una estructura defensiva en una gran obra de arte. Esta construida en piedra ocre rojizo con arcos de herradura que encuadran inscripciones de carácter cúfico. En el interior de la kasbah se halla el palacio construido por Moulay Ismail.

La torre Hassan es sin duda el monumento más emblemático de Rabat. Era uno de los tres pilares simbólicos del poderoso reino almohade, junto con el alminar de la Kotubia y la Giralda. Este miranete pretendía ser el más alto y ancho del mundo musulmán. El alminar es de planta cuadrangular, de color ocre rojizo, con preciosos relieves en piedra. Hoy en día la torre Hassan sirve de miranete del mausoleo de Mohamed V.

El museo arqueológico de Rabat, situado cerca de la gran mezquita, ofrece bellas colecciones de restos fenicios, cartagineses y romanos, estos últimos procedentes de Volubilis y de Chellah. Detrás de las murallas de la cuidad se hallan restos de la antigua ciudad de Sala, que posteriormente evoluciono convirtiéndose en la ciudad bereber de Chellah.