1viajar_en_marruecos.jpg2viajar_en_marruecos.jpg3.jpg4.jpg5.jpg6.jpg7.jpg8.jpg9.jpga10.jpga11.jpg

Meknes

viajes a marruecos MeknesMeknes también conocido como Mequínez. Recibió su nombre de la tribu beréber Meknassa. Paso de ser una capital provincial sin nada de especial a convertirse en una ciudad maravillosa gracias a los deseos del dictador Moulay Ismail, que eligió la ciudad como centro de su poder en 1.672. El fruto de sus planes fue el trágicamente ambicioso Dar el-Kebira, el mayor palacio del mundo, que ahora se encuentra prácticamente en ruinas; fue el monumento de un megalomaniaco, construido por miles de negros y cristianos esclavos. Hoy en día la ciudad es la capital de los Beréberes y posee la mayor población de esta raza de todo Marruecos.

Situada a 140 kilómetros de Rabat, Meknes es también ciudad imperial. Resiste hoy como en el pasado en competencia con Fez que se encuentra a unos 60 kilómetros. Su nombre está ligado a el sultán alaouita Moulay Ismail. Pero la existencia de la ciudad es anterior a su mandato y se remonta a el siglo X, cuando se asentaron la tribu de los Meknassa a orillas del río Boufekrane. Después fue dominada por los almorávides que inician su fortificación. Mas tarde pasa a manos de los Almohades que la ocupan hacía 1145. La llegada de los merinidas aporta efectos beneficiosos, ya que edifican una nueva kasbah y una gran mezquita.

Hasta la llegada de Moulay Ismail en el siglo XVI la Meknes atraviesa una etapa oscura. Fue el sultán alaouita quien transforma la ciudad en una maravilla. Traslada allí la sede de su capital. Moulay Ismail moviliza todos sus medios para dotar su capital con monumentos grandiosos. Destruye la gran kasbah merinita y gran parte de la medina. En el terreno libre construyó kilómetros de bastiones y de murallas, puestas majestuosas, graneros, establos, fuentes, jardines, mezquitas, kasbahs y palacios.  Tras la muerte de Moulay Ismail comienza su decadencia. Se traslada la capital a la vecina Fez.

Hoy Meknes es una región muy rica en agricultura. Domina un paisaje verde ondulado y cubierto de olivos, y está dividida en dos partes: la ciudad vieja (medina) al oeste y la ciudad nueva al este. En Meknes se desarrolla una industria alimentaria: vinos, cereales, aceitunas, aceite...También destaca por su artesanía en madera de cedro, cerámica y bordados.

En cuanto a los monumentos y lugares de interés que hay que visitar en Meknes, destaca la medina que mantiene el recuerdo del prestigioso pasado de la ciudad. Después de la puerta de Bad El Hedim, se puede iniciar la visita de esta maravilla. La plaza con el mismo nombre está situa en el centro de la ciudad vieja. La plaza es rectangular. Por la tarde está particularmente animada con narradores, titiriteros y comerciantes.

Al sur se encuentra la mas importante y majestuosa puerta de la ciudad: Bab El Aleuj, Su nombre se debe al arquitecto que la proyectó y está totalmente decorada con cerámica y mosaicos verdes. A su derecha se encuentra la puerta de Jamma En Nouar, de la misma época pero de dimensiones mas reducidas. En la otra extremidad de la plaza se encuentra Dar Jamai. El edificio es la obra del Visir Jamia que estuvo al servicio de Moulay Ismail. El palacio de Meknes acoje hoy el Museo de artes Marroquís, con su arquitectura original bien conservada. Tras los muros del palacio se descubre Méchouar al que da una puerta del siglo XIX. A su derecha se sitúan los jardines, donde subsiste un hermoso jardín andaluz. Dentro del palacio también Moulay Ismail construyó inmensos silos construidos como almacenamiento. Todo este conjunto se llama Dar el Ma. Atravesando el Bab El Aouda, un callecita lleva a Dar El Beida. Es un vasto castillo construido por Sidi Mohamed Ben Abdellah a final del siglo XVIII. Detrás de este se encuentra el barrio de de los Jbarra.

En las prosimidades de Meknes, tampoco nos podemos perder ciudades como Moulay Idris y Volubilis. Moulay Idris, es uno de los lugares mas importantes en la historia de Marruecos. Aquí se encuentra la tumba de Moulay Idris, fundador de la dinastía Idrisita en Marruecos. La ciudad está formada por los barrios: Tasga y Khiber. Las casas en cascada están cubiertas por tejas verdes. Callejuelas en escalera dan acceso al mausoleo y a la plaza del zoco con sus tiendas animadas. Un miranete verde cilíndrico contrasta con la arquitectura dominante.

Volubilis, es la joya y el testigo de la arquitectura antigua en Marruecos. Los romanos construyeron en ella monumentos lujosos pero la ciudad existía desde mucho antes. Existen huellas que demuestran que la población de la localidad se remonta a la edad de hierro y al periodo cartaginense. Hoy en día quedan muchos restos de los edificios romanos como el arco del triunfo, y una gran cantidad de mosaicos que dan una idea de la majestuosa construcción de la asentación romana de la época.

Rabat

viajar en marruecos RabatRabat es la capital de la nación desde su independencia, es el centro administrativo del país, es una ciudad que no vive como muchas otras del turismo. Muchos de sus moradores son funcionarios estatales. Es una ciudad apacible y moderna, donde tiene su residencial principal el rey Mohamed VI, y es la sede de las embajadas.

Su historia se remonta 2.000 años atrás donde ya era lugar de paso para los fenicios. Después llegaron los romanos que se establecieron allí, llamándola Sala. Después de la caída del imperio fue el núcleo un reino bereber independiente. Más tarde llegaron los árabes y dicho reino bereber abrazó el Islám, pero su indepencia y heterodoxia para interpretar el dogma islámico obligó a los gobernantes musulmanes a construir un ribat o monasterio fortificado en el siglo X, del cual toma su nombre Rabat.

En el siglo XII se formó un nuevo asentamiento en lado opuesto del estuario que se llamó Sale. Con la llegada de los almohades en el siglo XII, la kasbah fue reconstruida sobre los cimientos del ribat y la ciudad resurgió al rededor. Rabat alcanzó mayor expansión bajo Yacoub el Mansour, que propicio la construcción de la impresionante puerta de Oudaia y la mezquita de Hassan, aunque sin llegar a terminarla ya que tras su muerte la ciudad perdió importancia.

Mas tarde, volvió a recobrar importancia con la llegada de los moriscos expulsados de España, que es la época más próspera de Rabat, gracias a las actividades de pirateria y a los corsarios instalados allí, hasta que a finales del siglo XVII con Moulay Ismail fueron finalmente sometidos.

Dentro de los monumentos más destacados está la kasbah des Oudaïa, edificada sobre el acantilado, fue construida en 1195 en el lugar del original ribat. Su principal puerta, Bad el Oudaïa, es de proporciones monumentales y constituye un ejemplo de la gran habilidad de los arquitectos almohades, que convirtieron una estructura defensiva en una gran obra de arte. Esta construida en piedra ocre rojizo con arcos de herradura que encuadran inscripciones de carácter cúfico. En el interior de la kasbah se halla el palacio construido por Moulay Ismail.

La torre Hassan es sin duda el monumento más emblemático de Rabat. Era uno de los tres pilares simbólicos del poderoso reino almohade, junto con el alminar de la Kotubia y la Giralda. Este miranete pretendía ser el más alto y ancho del mundo musulmán. El alminar es de planta cuadrangular, de color ocre rojizo, con preciosos relieves en piedra. Hoy en día la torre Hassan sirve de miranete del mausoleo de Mohamed V.

El museo arqueológico de Rabat, situado cerca de la gran mezquita, ofrece bellas colecciones de restos fenicios, cartagineses y romanos, estos últimos procedentes de Volubilis y de Chellah. Detrás de las murallas de la cuidad se hallan restos de la antigua ciudad de Sala, que posteriormente evoluciono convirtiéndose en la ciudad bereber de Chellah.

Galería de fotos

bwd  Set 1/4  fwd

 

Subcategorías

  • Marrakech

    Muchas son las bellezas que se pueden admirar desde Marrakech, desde la kotubia, hermana mayor de la Giralda de Sevilla, hasta los extensos jardines del Aguedal y la Menara. Desde las tumbas Saaditas con sus composiciones de azulejos alternadas con elaboradísimos estucos y delicadas tallas de madera de cedro, hasta el majestuoso y refinado Palacio de La Bahía.

    Marrakech aunque está rodeada de palmeras destaca por su color rojo. Está enclavada a los pies del atlas. Ciudad bereber mas que árabe, es la metrópolis tracional donde se encuentran las tribus del Atlas, los magrebíes de las llanuras y los nómadas del desierto del sáhara. Es una ciudad viva y despierta que satisface todos los sentidos. Pasaer por sus zocos en las estrechas callejuelas de la medina donde se concentran tiendas especializadas de todo tipo es una experiencia única. Pero hay un lugar mezcla de plaza y gran explanada, la plaza mas "loca" de Marruecos y a la vez la mas "viva", es la plaza de D'jemma El F'na. Declarada patrimonio de la humanidad, en la plaza se concentran todo tipo de alegres personajes animadores, desde músicos, artistas, boxeadores, encantadores de serpientes, equilibristas, saltimbanquis... es un lugar ideal donde se concentra la multitud para pasar ratos de ocio.

  • Fez

    Fez es la ciudad imperial mas antigua y prestigiosa de Marruecos. Constituye un universo único en el que el tiempo parece haberse detenido hace mil años. Está llena de edificios mágicos que reflejan el incomparable explendor y refinamiento del arte árabe-bereber. Esta dividido en tres partes: Fez el Bali o Fez Vieja, Fez el Jedid o Ciudad Nueva y la Ville Nouvelle, producto del protectorado francés.

    El fundador de Fez fue Moulay Idriss en el siglo VIII, quien levantó la ciudad en la orilla derecha del Oued o río de Fez. A su muerte su hijo Idriss II estableció en ella la capital de la dinastía Idrisi, ampliando la ciudad a la orilla izquierda. Los primeros pobladores fueron refugiados procedentes de Córdoba, que se estableció en el primer asentamiento conocido como barrio andaluz. Los conocimientos que aportaron fueron inestimables para el desarrollo de la región, convirtiéndose en uno de los centros mas importantes del islam occidental. Cuando la dinastía Idrisí se desintegró la cuidad se vio inmersa en distinas guerras entre Omeyas y tunecinos por lo que fue forticada. Posteriormente llegaron los almohades que destruyeron las murrallas y transladaron la capital a Marrakech. Un siglo mas tarde recuperó su explendor convirtiendose en la capital del reino e inciando su época dorada.

    Hoy en día Fez sigue siendo la capital religiosa y cultural del país.